<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\07511363529\46blogName\75El+Weenie\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLUE\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://weenie77.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_ES\46v\0752\46homepageUrl\75http://weenie77.blogspot.com/\46vt\0756530494620076453717', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
en isoHunt

20 marzo 2008

Quién es quién

Es triste hacer ciertas cosas solo, pero más triste es quedarse en casa y no hacerlas, así que este año, el primero con vacaciones en Fallas desde hace un tiempo, he intentado aprovecharlas bastante, ya fuera con compañía o sin ella.

Cuando Benjamina me presentó a su novio, a quien llamaré Anakin por llamarlo de alguna manera, ya me avisó: "el 17 de Marzo vienes a mi falla, que tenemos la presentación de los playbacks de este año". No era una pregunta, y yo sabía que era inútil negarme intentando poner como excusa que seguía sin querer ni ver a una persona que estaría allí el mísmo día: Primilla.

Así que el 17 por la noche fui a la falla de Benjamina pensando, iluso de mí, que los playbacks serían en el auditorio del pueblo y que una vez sentado en mi asiento muy difícil sería que me cruzara con Primilla. Además ella no traga a Anakin, quien por lo tanto me serviría de escudo humano. La realidad fue otra: la actuación era en el casal, mucho más pequeño que el auditorio, y cuando Anakin y yo fuimos a casa de Benjamina, ésta bajó a la calle acompañada de su amiga, que no mía.

Por tanto, aquella-a-quien-no-quería-ni-ver hizo el recorrido hasta el casal andando a escasos metros delante de mí. Debo decir que la sorpresa de encontrarnos después de más de un año (que no de vernos, ya que evitamos cruzar ni una sola mirada) fue mayor para ella que para mí, que se enteró de que yo iba a la falla apenas unos minutos antes. Pero lo que intenté evitar fue inevitable, y al final pasó.

No es que verla de nuevo afectara negativamente a mi estado de ánimo, pero no pude evitar ser consciente muy a menudo de su presencia en la sala, aunque solo fuera para evitar cruzar miradas accidentalmente. Lo que no me esperaba para nada es que ella se acercara a un grupo de cuatro personas (entre ellas Anakin y yo, con quien ella no mantiene relación alguna por no decir que se lleva mal con ambas) y saludara con ese "holaaaaa" tan suyo y que yo ya conozco y que iba en buena parte dirigido a mí. Lo que ella tampoco se esperaba, seguramente, fue mi reacción a su saludo.

Posiblemente porque no sabe que yo no quiero saber absolutamente nada de ella. No quiero verla, no quiero cruzar ni una palabra con esa persona, ni un hola casual o forzado para guardar las formas. Por no volver a dirigirle la palabra estoy dispuesto a renunciar a todos los apuntes de la carrera que le dejé en su día, que son muchos, y que aún no me ha devuelto. Recuerdo que ella presumía de llevarse bien con todos sus ex, pero conmigo ha pinchado en hueso. Me veo rencoroso, lo veo y lo sé, pero esta vez no quiero corregirlo aunque es algo que nunca ha ido conmigo ni con mi forma de ser. No olvido lo que ella me hizo, pero no ya por lo que hizo, sino por cómo lo hizo.

Así que mi reacción a su saludo, aunque en el momento obviamente no me di cuenta, no le sentó nada bien. Al acercarse a nosotros y saludar, yo no hice sino girar la cabeza con una media sonrisa en la boca entre irónica y chulesca que ni siquiera sé si vio, y un poco también el cuerpo hasta casi darle la espalda. La situación, más que enfadarme o incomodarme, me divertía. El caso es que poco más tarde ella puso una excusa y se retiró a dormir bastante pronto, y sus palabras a Benjamina sobre mí me llegaron a través de ésta apenas unos minutos después.

- Qué se habrá pensado... Tanta educación que decía que tenía y mira... Ahí, to chulo él... ¿Qué pasa, que le dejan y no es capaz de superarlo?

Me resultó francamente divertido oír todo esto, entre otros improperios, relatados por Benjamina. Especialmente la última frase me hizo soltar una carcajada. Pero luego lo pienso y ya no me hace tanta gracia. Igual Primilla tiene más razón de lo que parece.

Etiquetas: , ,

Anonymous Dragoncete said...

Que pasa fenomen, felicidades atrasadas! :P

Yo tambien he tardado tiempo en recomponer un corazón roto, olvidar una relación fallida... concretamente tardé dos años a que me desaparecieran las mariposas en el estómago y dejar de añorarla por las noches.

Pero todo llega tarde o temprano, y finalmente llegarás a superarlo.

Sabes que es así.

En mi humilde opinión (no me mates ahora), tus reacciones de ahora no són más que tu mecanismo de defensa ante el dolor producido por su recuerdo. Como sigues sintiendo algo por ella, es la manera inconsciente de tu mente de autoprotegerse.

En el momento en que dejes de sentir ese cabreo, habrán terminado tus sentimientos hacia ella. A veces creo que la gente se cree que el resto actua siempre con premedicaticón hacia ella, no saben nada de lo que te ha hecho actuar así, de la misma manera que no sabemos nada de ellos.

Empatía, dicen que se llama.

Para lo que quieras o necesites aqui me tienes, ya sabes.

Un fuerte abrazo!

9:25 a. m., marzo 25, 2008  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home