<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\07511363529\46blogName\75El+Weenie\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLUE\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://weenie77.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_ES\46v\0752\46homepageUrl\75http://weenie77.blogspot.com/\46vt\0756530494620076453717', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
en isoHunt

09 diciembre 2007

A base de drogas

En este mismo puente, el año pasado, empezó toda la tontería con lo de Primilla. Siendo de naturaleza nostálgica es inevitable echar la mirada atrás, pero hoy además hay otro motivo. Al igual que cuando me dejó, estos días tengo un dolor de muelas de los que hacen historia.

En aquella ocasión me acompañó cinco días y colaboró en mi pérdida de peso. Esta vez no sé cuánto durará ni si tendrá ese efecto. Entonces tenía el corazón roto, y sólo quería dormir para que pasara el tiempo. Ahora temo a la noche, porque el corazón se me sale del pecho. Tengo ansiedad y taquicardias, y van en aumento. Anoche por primera vez me impidieron dormir, y estoy muy preocupado.

Hace un mes, en la víspera de Todos los Santos, lo de mi tía era inoperable y sólo era cuestión de tiempo. Años, esperábamos, con suerte. Un mes después, el fin de semana pasado, apenas podía salir del hospital y ya era cuestión de meses. Un par de días más tarde, hoy mismo, ya no tolera ningún alimento y es cuestión de semanas. Puede que días.

Y mientras su tiempo se acaba el mío se acelera, pues crece el miedo que siento, ya auténtico pavor. A cada nuevo dato que conozco de la situación real me da más miedo el momento que tenga que ver a mi tía postrada en la cama del hospital. Y seguramente adelante mi viaje, no sea que llegue tarde. Temo ese momento tanto como a la situación entera, menuda mierda de Navidad la que nos espera, que de solo pensar en esos días el corazón de nuevo se me desboca, incluso drogado como me encuentro ahora mismo.

La situación me supera. Nadie te prepara para mirar a alguien querido sabiendo que tiene las horas contadas, y si ni esa persona ni su hijo de 14 años saben el alcance real de la situación... ¿tú qué dices? ¿De qué le hablas? Cuando ella hace planes para estos días en familia, ¿acaso no te nota en la cara lo que se te pasa por la mente? ¿Y si me vengo abajo delante de ella? ¿Y si lee su propia muerte en mis ojos? Mi madre está mucho peor que yo y tengo que animarla, ¿y a mí quién me anima? Me horroriza pensar lo que me espera, y tengo que dejar incluso de pensarlo, o mi corazón va a estallar.

Y yo que pensaba que aquel dolor de muelas de Marzo era el peor posible. Qué poco sabía yo lo que me esperaba en Diciembre.

Anonymous Dragoncete said...

Jo... la situación es muy dura, hay que reconocerlo. Yo pasé por algo parecido hace dos veranos, pero aún así seguro que no me puedo hacer a la idea de cómo te sientes.

Recuerda que no tienes porque pasar todo esto solo, todas las personas necesitamos un apoyo. Tu madre necesita el tuyo, y tu no puedes esperar pasar por esto sin apoyarte en alguien para poder así ofrecer el tuyo. Amigos, familia... no quiero que te cierres a tragar con la procesión, que entonces es peor. Mucho peor.

Sabes donde encontrarme, en todo lo que pueda ayudarte lo haré.

Un fuerte abrazo

2:18 p. m., diciembre 10, 2007  
Anonymous Valery said...

La verdad que no se nos prepara para estas cosas, y no hay palabras de alivio en momentos así pues aunque se pase por cosas parecidas, cada persona lo vive a su manera y cada situación es distinta... por eso, estoy sin palabras que decirte, nadie nos enseña que hacer en estos momentos, ni cuando lo vives, ni cuando lo ves desde fuera.

Lo único como te han dicho, encuenta alguien en quien apoyarte, xq llevar algo así solo hará que todo sea mucho mas duro.

Un abrazo muy fuerte!

10:11 a. m., diciembre 12, 2007  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home